Tés biológicos

 

En los países de los que proviene el té, la cultura BIO no está muy presente. 

Primeramente, sus habitantes no se plantean aún el consumo de productos ecológicos, porque en muchos casos, apenas tienen  cubiertas las necesidades básicas (Maslow nos lo explicó bien con su pirámide)

Además, sus gobiernos, están más preocupados en el crecimiento económico que en echar una mano a nuestro maltrecho planeta, hablo sobre todo de China y de India, países que luchan por ser "la fábrica" del mundo.

A pesar de ello, cada día surgen nuevas plantaciones de té con certificado biológico expedidos y controlados generalmente por organismos europeos, mayoritariamente alemanes y holandeses. 

Esta otra manera de cultivar surge porque los productores locales, sensibilizados por las demandas occidentales o enfrentados al problema del agotamiento de los suelos tras décadas de monocultivo, se plantean un cambio que sea también, una garantía de futuro para ellos y sus familias.

Pero aún hay mucho camino que recorrer, ya que actualmente, y según datos de la OTRDC (Organic Tea Research and Development Center) del gobierno chino, hoy día, sólo el 2% de los cultivos de té en China son de origen biológico, si bien, cada año desde 2006 este porcentaje se incrementa sin pausa, a consecuencia de los esfuerzos que está realizando el Institute of Tea Research (ITR) dependiente de la Academia China de Ciencias Agrícolas (CAAS). Esfuerzos orientados a educar, informar y apoyar a los productores de té en los trámites legales para obtener el certificado de Productor Ecológico.

La situación en otros países productores como India, Sri Laka, Vietnam no es diferente. Cada vez son más los productores que se apuntan al BIO, pero aún representan un porcentaje muy bajo respecto al total.

El trabajo de control y de certificación es realizado por organismos independientes, comisionadas por los poderes públicos y únicos habilitados a dar el certificado. La certificación de una plantación es un proceso largo. El productor se compromete a respetar y llevar a cabo una hoja de ruta muy precisa, y he aquí los principales aspectos: 

  1. Luchar contra los parásitos con predadores naturales y los cultivos adaptados. 
  2. No emplear ningún producto químico ni transgénico. 
  3. No utilizar más que granos o plantas bio certificados. 
  4. Observar un periodo de transición de tres años, en el curso del cual la plantación estará en via de conversión eco (exclusivamente cultivado según métodos bio) sin que por eso ser considerado como totalmente limpio, el suelo podiendo emplear varios años para eliminar ciertos productos químicos. 
  5. Someterse a una inspección anual del organismo certificador que controlará el conjunto de puntos precedentes.

En ¿CÓMO TÉ ENCUENTRAS? podréis encontrar una gran variedad de tés bio

QUIERETÉ mucho

Posteado el 14/10/2015 Cómo Te Encuentras

Blog categories

Busqueda del blog

Visto recientemente

Sin productos