La temperatura del agua

 ¿Tan importante es la temperatura del agua? Pues sí, es sumamente importante. Cada tipo de té precisa de una temperatura del agua diferente y en esta entrada voy a intentar aclarar todas las dudas al respecto, y voy a daros algunos truquillos para que podáis tener un té perfecto sin una gran infraestructura.

Lo primero es el tipo de agua, no obstante, el agua supone el 98% de nuestro té. Si vivís en una zona en la que el agua tiene mucha cal o sabe mucho a cloro, merece la pena utilizar agua mineral, o como mínimo deberéis filtrarla previamente. Si el agua de vuestra ciudad no tiene mucha cal, aprovechad el agua del grifo.

Lo ideal es llevar al agua al punto previo de la ebullición, es decir cuando empieza a hacer movimientos bruscos el agua, pero que aún no hierve a borbotones. No se debe infusionar el té con el agua hirviendo, ya que se quemarían las hojas del té y éstas ya no desplegarían todos sus aromas. Además, otra de las razones por la que no debe hervir totalmente el agua es para que no pierda las moléculas de Oxígeno en su totalidad. 

Este momento previo a la ebullición se produce cuando llega a la temperatura de 95ºC, ideal para infusionar la gran mayoría de los tés negros, así como los tés Oolong (los semifermentados). Para los tés verdes, lo ideal es que la temperatura del agua baje a 80ºC, y para los blancos y algunos verdes necesitaremos reducir la temperatura a los 70 e incluso a los 60ºC

Pero, ¿cómo sé yo cuándo llega el agua a la temperatura ideal en casa caso, si no dispongo ni de termómetro ni de hervidor con termostato? os preguntaréis. Pues en la siguiente tabla tenéis la respuesta. Podéis observar diferente número de minutos dependiendo de si dejáis enfriar el agua en una taza, en el propio hervidor, o en el cazo donde se ha calentado. Del micro-ondas, no hablo, ya que cada micro es un mundo.

Tabla de tiempos para alcanzar temperatura idónea 

 

Como se puede apreciar, hay mucha diferencia en el tiempo que hay que esperar dependiendo del método utilizado, pero merece la pena infusionar cada té a su temperatura ideal. 

Disfruta de tu té en condiciones óptimas, y recuerda, QUIERETÉ mucho.

Posteado el 14/10/2015 Cómo Te Encuentras

Blog categories

Busqueda del blog

Visto recientemente

Sin productos