La Digestión

Todos recordamos aquellos veranos de nuestra infancia, al borde del mar o de la piscina, y la famosa frase de nuestras madres: "Fulanito, no se te ocurra bañarte hasta que no hagas la digestión" 

Dos horas esperando para poder zambullirse con los amigos. Si nuestras madres hubieran conocido el té rojo, la espera para poder bañarse no hubiera sido tan larga. Eso y que el Pu-Erh o Té Rojo, no es recomendable para que lo tomen niños de corta edad, hicieron eternas aquellas esperas mirando el agua con nuestros ansiosos ojillos.

 

Té Rojo o Pu-Erh puro

En estos días de comidas pantagruélicas, es conveniente y hasta imprescindible, como decía el poeta, tener a mano una taza de Pu-Erh en la sobremesa. Los mismos efectos que un buen orujo, pero sin sus contraindicaciones.

Científicamente está demostrado que tomar una taza de té rojo estimula las secreciones gástricas favoreciendo así la acción metabólica del hígado y generando sales biliares que son muy buenas para la digestión.

Además de sus propiedades digestivas, al té rojo o Pu-Erh se le conoce como el "quemagrasas". Debido a que ayuda al metabolismo hepático, lo que permite al hígado sintetizar las grasas más rápidamente y eliminarlas del organismo.

Su acción digestiva por un lado y antigrasa por otro, inciden positivamente en el control del colesterol malo y de los triglicéridos en sangre, además de favorecer el aumento del colesterol bueno.

Toma una taza de té rojo después comer y tu aparato digestivo te lo agradecerá.

Y recuerda, QUIERETÉ mucho

Posteado el 14/10/2015 Cómo Te Encuentras

Blog categories

Busqueda del blog

Visto recientemente

Sin productos