Té frío: sano y natural

Té frío: sano y natural

El hecho de que el mercurio se dispare en el termómetro hace que muchos busquemos sensaciones refrescantes cuando llegamos a casa desde el derretido asfalto de la calle. Y qué mejor que poder disfrutar de una bebida refrescante, sana y con todos los beneficios que nos aporta el té para nuestra salud.

Qué té es mejor en frío

Pero vayamos por partes, porque no todos los tés se llevan igual de bien con la nevera y no se prepara igual un té para el frigo que para tomar en caliente.

Lo primero, hay que saber elegir bien nuestro té para hacerlo frío. Si bien todos los tés son susceptibles de tomarlos fríos, tenemos que tener en cuenta que no todos se comportan igual.

  • Los tés aromatizados con frutas o más dulzones son más propicios para beberlos fríos
  • Los tés puros negros y rojos al ser más fuertes de sabor, quizás no gusten a todo el mundo
  • Los tés verdes y blancos puros al ser más suaves, son más aptos para todos los públicos
  • Los tés Oolong puros son ideales para tomarlos tal cual, sin edulcorar y sin aromatizar.
  • Los Rooibos son los que mejor se comportan en frío, además, al no tener nada de cafeína, son perfectos para los niños

 

 

Cómo hacer té frío paso a paso

Una vez que hayamos elegido el tipo de té que vamos a enfriar, hay que hacerlo como cuando lo hacemos para beberlo caliente, si bien hay que seguir, además, 6 pasos para obtener el té frío perfecto:

  • Echa un poco más de té. Cuando se toman los alimentos fríos, el sabor de los mismo tiende a ser menos intenso, y el té no es una exepción, por ello, hay que echar un poco más de té. Por ejemplo, si vamos a hacer 1 litro de té, equivalente a 4 tazas, habría que poner 5 o 6 cuacharadas, en lugar de 4 que utilizaríamos para beberlo en caliente
  • No te pases del tiempo de infusión. Si prefieres un sabor más intenso, prueba a echar más cantidad de té, pero no lo dejes infusinar más tiempo, ya que esto provocará que los taninos se sigan liberando durante más tiempo y amargará considerablemente vuestro té. Los amantes del Bitter Kas, no hagáis caso a esta recomendación
  • Si lo quieres endulzar, echa el azúcar cuando aún esté caliente. De esta manera, el azúcar se disolverá sin dejar granitos. Lo mismo pasa si lo quieres endulzar con miel, en caliente el sabor de la miel se impregnará homogéneamente. En el caso de que hagas té para varias personas, donde unos lo prefieren endulzado y otros no, lo ideal es que se utilice sirope líquido y que cada uno se eche lo que quiera.
  • Déjalo enfriar antes de meterlo en la nevera. Así evitarás que el té quede turbio, además, tu nevera te lo agradecerá. Si no te da tiempo a enfriarlo así, y te ves obligado a echar unos hielos, deberás hacer el té más concentrado (echando más cantidad de té para la misma porción de agua), para que no acabe demasiado aguado. Otra posibilidad es hacer cubitos de hielo de té, o enfriar con cubitos de plástico reutilizables que no dejan salir el agua, aunque esto resulte más trabajoso por tener que limpiarlo.
  • Si lo quieres aromatizar tú mismo, puedes añadir un chorrito de limón natural y/o una ramita de hierbabuena machacada como cuando preparamos un mojito.
  • Consúmelo en 48 horas como mucho. Lo ideal es que lo tomes en las 24 horas siguientes a haberlo preparado. Después el té pierde sabor y propiedades.

Otra mención aparte merece las infinitas combinaciones que podemos obtener de mezclar nuestro té frío con bebidas espirituosas y hacer cocktails estupendos. Esto será objeto de una próxima entrada. Ten preparada la coctelera, y no lo olvides: QUIERETÉ mucho

Posteado el 14/10/2015 por Benjamín Machón Cómo Te Encuentras
Etiqueta: té frío

Related articles

Té helado

Té helado, cómo surge y cómo se prepara

Té frío

Consejos para preparar té frío sano y natural frente a los tés fríos industriales

Blog categories

Busqueda del blog

Visto recientemente

Sin productos